PREGUNTA FORMULADA

Existe la necesidad de profilaxis para Pneumocystis jirovecii, en pacientes con enfermedad reumática sometidos a inmunosupresion (CYC, PDN a dosis inmunosupresora, Inhibores de calcineurina y otros)

P: Pacientes con enfermedad reumática en tratamiento inmunosupresor (CYC, PDN a dosis inmunosupresora, Inhibores de calcineurina y otros).

I: Profilaxis para infección por Pneumocystis jirovecii.

C: No profilaxis

O: Infección por Pneumocystis jirovecii.

Artículos Propuestos

Proponente Referencia Ver/Descargar
Alex Casallas Sowden E, Carmichael AJ. Autoimmune inflammatory disorders, systemic corticosteroids and pneumocystis pneumonia: a strategy for prevention. BMC infectious diseases. 2004;4:42.
Renan Morales Gonzalez Santiago TM, Wetter DA, Kalaaji AN, Limper AH, Lehman JS. Pneumocystis jiroveci pneumonia in patients treated with systemic immunosuppressive agents for dermatologic conditions: a systematic review with recommendations for prophylaxis. International journal of dermatology. 2016.
Jorge Abella Chung JB, Armstrong K, Schwartz JS, Albert D. Cost-effectiveness of prophylaxis against Pneumocystis carinii pneumonia in patients with Wegner's granulomatosis undergoing immunosuppressive therapy. Arthritis and rheumatism. 2000;43(8):1841-8.
Eybar Díaz Vernovsky I, Dellaripa PF. Pneumocystis carinii pneumonia prophylaxis in patients with rheumatic diseases undergoing immunosuppressive therapy: prealence and associated features. Journal of clinical rheumatology : practical reports on rheumatic & musculoskeletal diseases. 2000;6(2):94-101.
Javier Cajas Ward MM, Donald F. Pneumocystis carinii pneumonia in patients with connective tissue diseases: the role of hospital experience in diagnosis and mortality. Arthritis and rheumatism. 1999;42(4):780-9.
  Godeau B, Coutant-Perronne V, Le Thi Huong D, Guillevin L, Magadur G, De Bandt M, et al. Pneumocystis carinii pneumonia in the course of connective tissue disease: report of 34 cases. The Journal of rheumatology. 1994;21(2):246-51.
  Bruce ES, Kearsley-Fleet L, Watson KD, Symmons DP, Hyrich KL. Risk of Pneumocystis jirovecii pneumonia in patients with rheumatoid arthritis treated with inhibitors of tumour necrosis factor alpha: results from the British Society for Rheumatology Biologics Register for Rheumatoid Arthritis. Rheumatology (Oxford, England). 2016;55(7):1336-7.
  Mori S, Sugimoto M. Pneumocystis jirovecii Pneumonia in Rheumatoid Arthritis Patients: Risks and Prophylaxis Recommendations. Clinical medicine insights Circulatory, respiratory and pulmonary medicine. 2015;9(Suppl 1):29-40.
  Mori S, Cho I, Sugimoto M. A followup study of asymptomatic carriers of Pneumocystis jiroveci during immunosuppressive therapy for rheumatoid arthritis. The Journal of rheumatology. 2009;36(8):1600-5.
  Taverner D, Calvet J, Maymó J, Carbonell J. Profilaxis anti- Pneumocystis jiroveci en pacientes reumáticos tratados con glucocorticoides. Seminarios de la Fundación Española de Reumatología. 2009;10(02):53-5.
Yimy Medina Suryaprasad A, Stone JH. When is it safe to stop Pneumocystis jiroveci pneumonia prophylaxis? Insights from three cases complicating autoimmune diseases. Arthritis and rheumatism. 2008;59(7):1034-9.
Yimy Medina Mori S, Sugimoto M. Pneumocystis jirovecii infection: an emerging threat to patients with rheumatoid arthritis. Rheumatology (Oxford, England). 2012;51(12):2120-30.

Puntos clave/Conclusiones

1.       La pneumocistosis pulmonar es una infección poco prevalente en los pacientes con patologías reumáticas en tratamiento con los diferentes inmunosupresores, siendo su frecuencia más alta en granulomatosis con poliangeitis aproximadamente una prevalencia  6 a 12%, y menos del 2% en las demás enfermedades reumatológicas, sin embargo como en el grupo de las pneumocitosis en pacientes no VIH, se caracteriza por un curso más letal con una mortalidad entre 50 al 80%, después de revisar la literatura aportada en este CAT.

2.       Los factores de riesgo identificados para esta infección resumiendo lo aportado por los artículos y su resultados fueron en su orden: el uso de glucocorticoides en monoterapia  a dosis  medianas a altas (0,8 a 1mg por kg) inclusive por periodos tan cortos como un mes, el uso de otros inmunosupresores en conjunto con glucocorticoides a cualquier dosis, la presencia de enfermedad pulmonar estructural de base, la linfopenia total menor de 600 o los CD 4+ menores de 300.

3.       Según el estudio de costo-efectividad revisado,  resulta costoefectivo realizar profilaxis para esta infección en pacientes sometidos a inmunosupresión en la granulomatosis con poliangeitis, sin embargo no es posible extrapolarlo a nuestro medio y realidad, la cual es distinta desde diferentes puntos a la de la población del estudio original.

4.       Se debería realizar profilaxis en nuestro medio, a pacientes con  diagnóstico de poliangeitis con granulomatosis, si además presentan los factores de riesgo listados en el numeral uno, y para lo cual se recomienda un esquema corto de profilaxis de tres dosis semanales de TMS (trimetropin sulfametoxazol) por 2 a tres semanas, teniendo en cuenta los probables efectos adversos (Ej, toma de hemograma, vigilancia de reacciones cutáneas), revalorando al terminar el tiempo de esquema , y  si persiste principalmente la linfopenia extender la duración del tratamiento hasta un conteo mayor al catalogado como factor de riesgo.

5.       Debe tenerse en cuenta la pneumocistosis pulmonar dentro de los diagnósticos diferenciales, de las enfermedades reumatológicas especialmente en lo que concierne al compromiso pulmonar descrito para cada uno de ellas, ya que puede ser frecuente, y dada su letalidad la omisión o pasar por alto un cuadro de este tipo llevara a malos resultados o abordajes no adecuados,  se podría justificar el inicio de terapia empírica hasta que el diagnostico se haya aclarado, y la infección sea descartada.